Infográficas MotoGP

 

​La evolución de los discos de freno Brembo en las carreras

Desde su debut en el mundo de las carreras de motociclismo a principios de los años 70 hasta nuestros días, Brembo ha utilizado cuatro tipos de materiales diferentes en los discos de freno. Desde los discos de aluminio revestidos de plasma utilizados durante los años 80 para reducir el peso en las categorías de 125 y 250, hasta los discos flotantes con tambor de aluminio fundido y banda de frenado de hierro fundido atornillada al tambor, pasando por los discos flotantes con tambor de aluminio y pista de frenado de acero inoxidable. A principios de los años 90, hace su aparición un nuevo material de características revolucionarias, el carbono, que se utilizará para fabricar los discos de las motos de la categoría reina, primero para la categoría de 500 y después para MotoGP y durante un breve periodo de tiempo también para la categoría de 250.

 

 

 

Discos

​Los discos de carbono permiten aligerar notablemente el peso de las masas no suspendidas, reducen sensiblemente el efecto giroscópico mejorando la maniobrabilidad de la moto y garantizan prestaciones muy superiores a las que ofrece el acero. Sin embargo, tienen un defecto: no frenan de forma eficaz hasta que no alcanzan la temperatura de funcionamiento adecuada; razón por la que los pilotos utilizan la vuelta de calentamiento y las primeras curvas después de la salida para conseguir que los discos alcancen la temperatura ideal de funcionamiento. Por este motivo, en caso de lluvia o de que las condiciones meteorológicas no permitan alcanzar los rangos de temperatura de funcionamiento adecuados, en MotoGP se siguen utilizando todavía los discos de freno de acero. Los discos de carbono, sin embargo, sí que se utilizan con temperatura bajas (siempre que no haya lluvia), quizás con la banda estándar (véase abajo) y aplicando, en ocasiones, coberturas protectoras fabricadas por los equipos para aumentar y mantener la temperatura de funcionamiento en las fases de no frenada.

 

 

 

Tipos de discos

Durante la temporada de 2014 se modificó el reglamento en relación con las medidas de los frenos de disco delanteros de carbono en la clase MotoGP. Hasta ese momento, las normas permitían dos formatos de disco para el freno delantero. el de 320 mm, que se utilizaba en casi todas las pistas, y el de 340 mm, obligatorio para Motegi y opcional para Barcelona y Sepang. Con esta modificación, se permite utilizar discos de 340 mm en todas las pistas (se podrán seguir utilizando también los de 320), mientras que siguen siendo obligatorios para Motegi.

 

 

 

​Pastillas

Las principales características de las pastillas de freno de carbono Brembo utilizadas en el campeonato de MotoGP son la elevada fricción y la constancia en el rendimiento, sobre todo con temperaturas elevadas del disco, siempre que estén dentro del rango de uso. Dichas características garantizan una frenada excelente y uniforme durante toda la carrera, y hacen que sea menos probable que se manifieste el efecto Fading. Por encima de las temperaturas máximas, el coeficiente de fricción del carbono puede cambiar y dar lugar al fenómeno del fading, con la consiguiente reducción de las prestaciones de frenado y el repentino aumento del desgaste del disco y de las pastillas de carbono.

 

 

 

​​Bomba y palanca de freno

​La historia de la bomba de freno radial comienza en 1985, cuando Brembo registra la primera patente de la idea destinada a revolucionar los sistemas de frenos. La idea se adoptó inicialmente en el mundo de las carreras, donde los problemas de espacio en las motos de competición obligaban a buscar desesperadamente soluciones más compactas. La nueva solución, además de reducir el tamaño, permitía mejorar la ergonomía del piloto, haciendo más eficaz el accionamiento de la palanca de freno. Este esquema de construcción, entre otras ventajas, también permite diseñar la bomba optimizando las interacciones hidráulicas y mecánicas para mejorar las prestaciones del producto. En el año 1986, la bomba radial debuta en los circuitos con la Yamaha YZR OW 81 del estadounidense Lawson que, aquel mismo año, gana el campeonato del mundo en la categoría 500. El piloto norteamericano valora de inmediato la gran linealidad de respuesta: lo que convence a Brembo para avanzar más en el desarrollo de la idea, introduciendo nuevas juntas y mejorando el dispositivo de regulación de la distancia de la maneta al manillar.

 

 

 

​Pinza de freno

Las pinzas monobloque de 4 pistones Brembo para MotoGP están realizadas de una sola pieza de aluminio-litio. La forma del cuerpo de la pinza está diseñada para optimizar la relación masa/rigidez, y el acabado de la superficie es de níquel. Una de las diferencias más evidentes con respecto a las pinzas que se utilizan en las motos de carretera es la presencia de "acoplamientos rápidos" para la purga y la alimentación, que permiten sustituir rápidamente las pinzas o efectuar la purga en tiempos muy reducidos, entre una sesión de prueba y la siguiente o incluso en el transcurso de la misma sesión de prueba.

 

 

 

BREMBO EN MOTO GP


              
Todo lo que siempre ha querido saber sobre las frenadas en los circuitos de MotoGP.

Brembo S.p.A. | P.IVA 00222620163

Seguici su

Seguici su FacebookTwitterYouTubeLinkedInGoogle PlusPinterestInstagramVineYoukuWeibosnapchat.pngwechat.png